Free counter and web stats

29 abril 2011

JUGANDO A LOS CUADRADOS

¡Un cuadrado, cuatro lados; cuatro cuadrados dieciséis lados!



La figura puede girarse 180º
Alveiros, el ábaco, como le llamaban sus paisanos del Condado de Tea por su habilidad para realizar cálculos aritméticos era un tratante de ganado con bien ganada fama de charlatán y muy popular entre los feriantes y comerciantes que iba de feria en feria bebiendo de “gorra” gracias a un juego que presentaba de forma espontanea y muy original: ¡ludus-ludere! Decía
¡En los negocios, hay tiempo para la broma y la diversión!
Alveiros invitaba a continuar la conversación en la taberna donde presentaba de forma casual un juego; una incógnita de aparente y sencilla solución. El tratante iba directamente a la caja de los mondadientes, extraía dieciséis de ellos y los colocaba, con mucha ceremonia, encima del mostrador construyendo una figura de cinco cuadrados iguales y enlazados al tiempo que exponía ¡Un cuadrado, cuatro lados; cuatro cuadrados dieciséis lados! Levantaba la mirada para contemplar expectación que generaba y finalmente exclamaba ¡Xogoche o viño a que non o fas! Y acuérdate que solo hay que mover dos palillos y no puede sobran ninguno ¡Un cuadrado, cuatro lados; cuatro cuadrados dieciséis lados.
Así llegó a Vientos del Neira y así te lo cuento. Jugar es libre y nadie está obligado a jugar pero si te gusta y tienes dudas y me necesitas ya sabes, a tu disposición.
¡Un cuadrado, cuatro lados; cuatro cuadrados dieciséis lados!
Empleando 16 piezas iguales (palos de los helados, palillos...) se pueden crear cuadrados (Figura inicial) que consta de 5 cuadrados; el objetivo es trasformar los cinco (5) cuadrados en cuatro (4); cambiando de lugar solo dos lados (2) para obtener cuatro (4) cuadrados, todos iguales.
¡No pueden sobrar lados! Y recuerda que hay que resolverlo en dos movimientos...