Free counter and web stats

28 octubre 2011

NA FEIRA DE BARALLA

Una imagen vale más que mil palabras, estás son da Feira de Baralla el 1 de Septiembre de 2011

Pulpo en el Caldero de Cobre 







listo para cortar
Listo para comer
Manuel y Pepe degustando...

21 mayo 2011

A BEIRA DO NEIRA



Vista de la Residencia San Vitorio
En Baralla de la mano de Don Ramón cura-párroco de Pousada la Fundación San Rosendo construyó un edificio para destinarlo a residencia y apartamentos tutelados para los mayores.
Las carencia de residencias de Tercera Edad publicas, es palpable en Galicia y es de agradecer la labor que realiza la Fundación San Rosendo; de no ser por Don Ramón, los mayores de Baralla seguirían sin contar con un centro donde disfrutar de una bien ganada calidad de vida.
El centro San Vitorio (así se llama la residencia) es una garantía de atención y servicios a las personas mayores del Concello y bueno sería que contribuyera a sufragar el coste de los residentes pues es más que improbable que sus pensiones no alcancen para pagar los servicios. De no ayudar económicamente a los vecinos del Concello, es más que probable, que se ocupen las plazas con gentes de otros lugares con mayor poder adquisitivo. Urge la aplicación de la Ley de la Dependencia en Galicia; la falta de aplicación genera marginación y exclusión social.
Manuel y sus 91 años
Soy defensor “de lo publico” pero no enemigo de las iniciativas privadas; la construcción y explotación de la residencia de mayores en Baralla por parte de la Fundación San Rosendo es un ejemplo del buen hacer de las actividades privadas no ejercidas por las administraciones publicas.
Mi progenitor es uno de sus primeros “moradores” de la residencia San Vitorio; le costo mucho tomar la decisión de abandonar su casa para ir en busca de un lugar donde fueran cubiertas todas las necesidades y todos los servicios que precisan las personas mayores. Costoso también es la aportación económica pero todos los esfuerzos que hay que hacer merecen la pena para compensar a nuestros mayores.
Dar la bienvenida a la residencia y expresar mi gratitud a quienes la han hecho posible, especialmente a Don Ramón es el objeto de este “post”... al Cesar, lo que es del Cesar y a Don Ramón: ¡Gracias, muchas gracias!


29 abril 2011

JUGANDO A LOS CUADRADOS

¡Un cuadrado, cuatro lados; cuatro cuadrados dieciséis lados!



La figura puede girarse 180º
Alveiros, el ábaco, como le llamaban sus paisanos del Condado de Tea por su habilidad para realizar cálculos aritméticos era un tratante de ganado con bien ganada fama de charlatán y muy popular entre los feriantes y comerciantes que iba de feria en feria bebiendo de “gorra” gracias a un juego que presentaba de forma espontanea y muy original: ¡ludus-ludere! Decía
¡En los negocios, hay tiempo para la broma y la diversión!
Alveiros invitaba a continuar la conversación en la taberna donde presentaba de forma casual un juego; una incógnita de aparente y sencilla solución. El tratante iba directamente a la caja de los mondadientes, extraía dieciséis de ellos y los colocaba, con mucha ceremonia, encima del mostrador construyendo una figura de cinco cuadrados iguales y enlazados al tiempo que exponía ¡Un cuadrado, cuatro lados; cuatro cuadrados dieciséis lados! Levantaba la mirada para contemplar expectación que generaba y finalmente exclamaba ¡Xogoche o viño a que non o fas! Y acuérdate que solo hay que mover dos palillos y no puede sobran ninguno ¡Un cuadrado, cuatro lados; cuatro cuadrados dieciséis lados.
Así llegó a Vientos del Neira y así te lo cuento. Jugar es libre y nadie está obligado a jugar pero si te gusta y tienes dudas y me necesitas ya sabes, a tu disposición.
¡Un cuadrado, cuatro lados; cuatro cuadrados dieciséis lados!
Empleando 16 piezas iguales (palos de los helados, palillos...) se pueden crear cuadrados (Figura inicial) que consta de 5 cuadrados; el objetivo es trasformar los cinco (5) cuadrados en cuatro (4); cambiando de lugar solo dos lados (2) para obtener cuatro (4) cuadrados, todos iguales.
¡No pueden sobrar lados! Y recuerda que hay que resolverlo en dos movimientos...